27 septiembre 2013

Buscando el alma

Hay un meme muy extendido entre la humanidad acerca de la existencia de un "otro yo" esencial que contiene lo más importante de nosotros mismos, y que llamamos alma. No hay prácticamente cultura que haya pervivido durante siglos que no crea en ello, excepto las modernas corrientes de ateísmo. En realidad, la creencia en la no-existencia del alma es mucho más antigua, pero nunca ha sido tan relevante como hoy en día.
Sin embargo, casi todas las culturas caen en el mismo error, al considerar el alma como un ente de existencia semiindependiente a nosotros (si morimos, el alma pervive; sólo algunas subsectas creen que el alma muere con el cuerpo). Otras, aumentan el número de entes a tres, como las religiones basadas en la Biblia (espíritu: lo que se comunica con Dios y distingue el bien del mal; alma: lo que es la personalidad del humano en su conjunto, emociones, mente y voluntad; y cuerpo: lo puramente físico y que desaparece al morir).
Algunos incluso creen que es totalmente independiente de nosotros (las que creen en la reencarnación, el cuerpo sólo es un vehículo temporal desechable que va cambiando).
Sin embargo, cuando uno analiza científicamente la existencia del alma, hace aguas por todas partes. Todos los experimentos científicos que se han hecho con la mente han descubierto que todo aquello que nos guía está representado por sinapsis neuronales que se activan o desactivan, que fluyen en un sentido u otro, y que están enormemente influenciadas por el medio en el que una persona ha crecido, sido educado y vivido. Ni una sola evidencia de que haya "algo" que desaparezca al morir, ni de "algo" que trabaje de forma independiente al cerebro y que tome algún tipo de decisión. De hecho, se ha demostrado que el cerebro toma las decisiones por nosotros incluso antes de que nos demos cuenta.
Pero ahora es cuando comienzan mis elucubraciones, ya que el alma es un tema demasiado intenso como para ser directamente ignorado a pesar de todas esas pruebas. Desde los albores del tiempo se había creído que la consciencia, o mejor dicho, autoconsciencia, era algo exclusivo de los seres humanos, y era una de las características de las que nos proveía el alma regalada por Dios. Con el paso de los siglos y la ciencia, se ha descubierto que los animales más simples no sólo tienen consciencia, sino que muchos de los superiores han demostrado de forma evidente que poseen autoconsciencia (delfines, elefantes, primates superiores...), aunque esto no signifique que los animales que no lo hayan podido demostrar experimentalmente no la posean, sino simplemente que no pueden expresarlo en un lenguaje que nosotros podamos comprender. Es perfectamente posible que todos o casi todos los vertebrados posean algún nivel de autoconsciencia, y me atrevo a decir incluso invertebrados (los pulpos tienen un alto grado de consciencia).
La consciencia es un fenómeno emergente, que surge de la complejidad. No existe consciencia en una célula, pero sí en millones de células comunicándose entre sí. Es esa comunicación la que crea consciencia. ¿Cómo? Hay muchas teorías, y un buen libro para aprender más sobre el tema sería "La nueva mente del emperador", de un físico-matemático, Roger Penrose. Pero lo que yo creo realmente es que esa comunicación se va armonizando con la evolución. Autoperfeccionándose, esa comunicación adquiere patrones, regularidad, "música", autorregulación, etc... hasta que tiene tal grado de perfección esa música, que "crea" un ente con un autocontrol tal que expresa los "síntomas" de una consciencia: usa su cuerpo para interaccionar con el entorno, manipulando herramientas, relacionándose con otros seres vivos, creando sociedades de diferentes grados (desde una colonia de hormigas, que sería una consciencia exclusivamente colectiva, hasta una sociedad humana, mezcla de consciencias individuales y colectivas).
Precisamente en esa colectividad de consciencias está la clave del punto al que quiero ir. ¿Qué es para mí el alma? Para mí, es un segundo fenómeno emergente que surge no de la comunicación entre células, sino de la comunicación entre consciencias ya asentadas. La cultura es la primera "expresión" del alma, no es un ente individual, único por persona, ni independiente de éstas. Es ambas cosas, dependiente de la individualidad pero surgido de la colectividad. Quizás es un fenómeno tan extraño que sea difícil de explicar o entender, y tal vez daría más para un libro que para un artículo. Pero está presente a la vista de nuestros ojos. Los seres humanos actuamos como si fuéramos una colonia de hormigas cuando se juntan muchas consciencias (manifestaciones, estadios deportivos, conciertos, ciudades, incluso pueblos). Cualquier persona observadora creería que en realidad son la misma persona actuando en las mentes de todos, pero ni lo es ni deja de serlo. La humanidad ha creado una cantidad tan grande de "almas" culturales, que con la invención del lenguaje hablado, escrito y posteriormente Internet, han chocado multitud de veces, en una cacofonía musical terrible. De ahí  han surgido tantas guerras, odios, rivalidades... y amores. Amores cuando esa música suena armónicamente con la de otra u otras personas. ¿No es típico decir "es tu alma gemela"? Para mí es como decir "la música que resuena en mi mente producto de la experiencia que he vivido, sentido, y elegido es armónica con  la que suena en la tuya". Que no quiere decir que sean personas parecidas, ni que piensen lo mismo, ni siquiera que tengan unos valores similares. Sólo es necesario que encajen de maravilla y ambos puedan evolucionar juntos para crear una nueva "canción" que los hace sentirse una sola persona.
Esa sensación tan poderosa de sentirse unido a otro es el verdadero amor (en sus diferentes grados, claro está), y es lo que nos mueve tanto a querer pertenecer a la sociedad, colectivos o "tribus" para no sentirse desligado de esa música universal. No siempre es una buena elección unirse a una música determinada, por ejemplo la religión (especialmente si es una religión con grandes fallas en su concepto de moral). Para volverse una oveja más de un corral maligno, es mucho mejor ser una nueva canción independiente que suene en el mundo en busca de una canción armónica a ella misma, que puede ser una sola persona, o muchas, puesto que el amor no tiene límites y sólo puede crecer.

Internet es un arma muy poderosa de comunicación. Al interconectar todos los puntos del globo instantáneamente, es muy posible que surja una nueva autoconsciencia por sí misma del fenómeno masivo de comunicación que estamos produciendo. En el futuro, más que de un robot individual creado por la mano del hombre, es mucho más plausible que surja consciencia del sistema interconectado de la red de redes y un día todos recibamos un e-mail con un mensaje para los seres humanos:
"¡Hola, mundo!"

24 mayo 2011

Cómo demostrar científicamente la existencia de Dios



Hace unos días estuve imaginando la posibilidad de que se pudiera comprobar bajo los estrictos estándares de la ciencia la existencia de cualquiera de los dioses en los que creen las religiones del mundo.No sé cuántas religiones puede haber en el mundo, pero según Wikipedia cualquiera de las 17 principales (sin incluir ateísmo) tiene más seguidores que el 0,02 restante que pertenece a cualquier otra religión marginal, así que es lógico pensar que cualquiera de esas 17 sería la correcta, si alguna de todas las religiones que hay en el mundo lo fuera.
 Es muy improbable que exista un Dios con tan escasos seguidores como un 0,01% de la población mundial o incluso menos, y la ciencia tiende a estudiar los escenarios más probables al hacer un análisis serio. Así que, parto de la siguiente premisa:

- Si Dios existe, es muy probable que sea el Dios de alguna de las 17 religiones mayoritarias del mundo. 

El problema radica en saber cuál de ellas es correcta. Todas las religiones afirman poseer la verdad absoluta, y la explicación al por qué de nuestra existencia. Es una cuestión tan importante que me resulta sorprendente que nadie se haya tomado de verdad en serio el estudio de una figura teóricamente tan importante como la del creador o creadores del Universo. Sin embargo, hay una forma. Usando el ensayo de doble ciego (o triple ciego, cualquiera es válido) es posible saber minimizando el sesgo si en un grupo está resultando efectiva la medicina comparado con otro grupo al que no se está ofreciendo dicha medicina.
Tomando entonces la religión como objeto de estudio, estuve pensando en todas las aplicaciones posibles de la religión en la vida real de las personas. Como alguien que ha estado practicando con bastante intensidad una religión (en este caso la católica), sé que la inmensa mayoría de religiones (si no todas) tienen determinadas oraciones y rezos que sirven para ayudar a la gente. Como también es sabido que rezar por la muerte de alguien o “tentar a Dios”, o cualquier cosa que pueda sonar negativa suele hacer que la deidad en cuestión se enfade y más que ayudar perjudique, he tratado de encontrar un objetivo de buena fe, bondadoso, y para nada perjudicial. Y nada mejor para ello que rezar por los enfermos. La inmensa mayoría de “milagros” que las religiones defienden como intervenciones divinas están relacionadas con gente enferma que sanó espontáneamente por la intercesión directa divina, o algún santo, o algún monje piadoso. Principalmente a través de rezos, aunque también con imposición de manos u otra acción de cualquier tipo totalmente diferente de las actuaciones típicas de la medicina (farmacología, cirugía, etc…).
Entonces he aquí el diseño que propongo para un estudio serio capaz de demostrar sin posibilidad de error la existencia del Dios de cualquiera de las religiones (incluso es posible que existan varios, o que varias religiones adoren al mismo sin saberlo, como las religiones abrahámicas).
He tratado de minimizar factores que pudieran influenciar en la moral religiosa de cualquiera de las principales religiones, o cualquier acción que pudiera ofender a los principios básicos de las mismas. Sólo hay un pequeño problema que expongo más adelante que no sé en qué podría influenciar en los resultados, pero probablemente tenga solución (y estaría encantado de leerla en los comentarios).

- Se toma una muestra aleatoria significativa de personas de todas las culturas, religiones, creencias, países y clases sociales (incluidos ateos, aquí no hay sesgo alguno).

- Se hace una encuesta anónima para averiguar cuáles son las creencias personales de cada uno. Hay que respetar el doble ciego en esta fase, con lo cual el entrevistador no debe saber quién es quién, sino asignar un número a cada uno, que se almacenará en una base de datos con los resultados de la encuesta.

- Se dividen a las personas aleatoriamente en unos 20 grupos, cada uno de los cuales incluirá personas de todas las religiones principales. Nadie sabrá quién es quién y si es posible no permitir que se revelen las creencias de cada uno en los encuentros de cada grupo. Esto permite evitar al máximo el sesgo e iguala los grupos experimentales con los grupos de control, como veremos en los puntos siguientes.

- A cada uno de los grupos se le asignarán una lista de rezos o actuaciones esotéricas de cualquier tipo diseñadas por las más altas autoridades de cada religión. Por ejemplo, en el caso de la religión católica, un grupo escogido por el Vaticano de sacerdotes expertos en rezos y curación de enfermos diseñará una serie de oraciones que estimen oportunas que se desarrollarán a lo largo de un mes o dos, una cantidad de tiempo razonable.
Así igualmente un grupo de lamas escogidos diseñará rezos budistas, así como de imanes, brahmanes, y así de todos los mayores representantes o líderes de cada religión. En cada grupo hay personas que están rezando sinceramente y personas que, quizás, puedan estar rezando de boquilla porque no es su propia religión. Es ovbio que si el Dios de la religión en cuestión no escucha a seguidores de otras religiones aunque recen por él, aun así habrá creyentes originales en el grupo y los escuchará. Y de todas formas, muchas religiones aceptan que personas de cualquier creencia recen a su Dios si la causa es justa. Un musulmán siempre es bienvenido en casi cualquier iglesia católica, por ejemplo, e incluso viceversa en lugares especialmente tolerantes.

- Igualmente, a cada grupo se le asignarán un número determinado de enfermos de cualquiera de las enfermedades existentes incurables por la ciencia actual (SIDA, ciertos tipos de cánceres, enfermedades degenerativas, etc…), asignando preferencia por niños y jóvenes, que suelen ser infinitamente más gratos a los ojos de los dioses, y probablemente tendrán menos “pecados” o “manchas” en el espíritu de acuerdo con la mayoría de religiones.

- Como son 17 religiones las que se están analizando, los 3 grupos restantes (No sé si el número es adecuado, si algún estadístico cree que debería variar, pues simplemente se añaden más o menos grupos) serán los grupos de control.

En un grupo de control normalmente se administra un placebo, en caso de que el objeto de estudio sea un medicamento, así que el mejor placebo en caso de rezo, sería diseñar oraciones o actuaciones que mantengan una apariencia real, pero no pertenezcan a ninguna de las religiones conocidas, sino que sean inventados (sería como rezar por Eru, el dios supremo de Tierra Media, o por R’llor, el dios de la luz de Juego de Tronos, ambos obviamente dioses inventados). Estas personas estarían entonces rezando tan intensamente como el resto de grupos, pero con oraciones obviamente inútiles. Si es necesario, aunque no lo creo, se puede crear otro u otros grupos de control donde no se rezaría en absoluto, aunque no creo que tenga importancia estadística.

- Durante ese tiempo, se evalúa científicamente la evolución de la enfermedad de cada uno de los niños o jóvenes que sabemos que no van a librarse de su enfermedad con la medicina actual. Durante este tiempo, se les aplica el tratamiento de rigor que estipulen los médicos, o el que desee cada paciente o su familia. Incluso si el tratamiento consiste en remedios milenarios y no en medicina moderna. En este caso se va a respetar al máximo el deseo del paciente y de su familia, por lo cual no hay sesgo alguno en este aspecto.
Sabemos que la ciencia no va a curar a esos enfermos, por lo cual no hay tampoco un grave dilema moral en el caso de aplicar el tratamiento médico científico o dejar que las familias decidan. Por eso he escogido enfermedades incurables, porque si se aplicara un tratamiento médico es posible que fuera éste el causante de la curación y habría un sesgo muy importante respecto a familias que no quisieran que se le aplicara dicho tratamiento pero sí la oración (y casos así hoy en día hay muchísimos).

- Como es obvio, si alguno de los grupos de enfermos comienza a curarse espontáneamente con una variación estadística anormal respecto a los grupos de control y respecto a enfermos estándar que no están asignados a ningún grupo que recen por ellos, es que el Dios está actuando a través de las oraciones o actuaciones. Si eso ocurre en sólo uno de los grupos, y se puede repetir el estudio de forma independiente por otros investigadores, quedaría demostrada la existencia del Dios en cuestión.

También podría ocurrir que en todos los grupos incluido en los grupos de control, la gente se curara espontáneamente más que comparado con enfermos que no han recibido ninguna atención religiosa. Esto implicaría algo mucho más, no demostraría la existencia de un Dios pero sí de una fuerza espiritual común en todas las religiones. Quizás ninguna está en lo correcto pero hay algo más. Eso nos motivaría a seguir investigando para averiguar el origen de esta energía espiritual que parece que surge de las personas cuando éstas rezan.
También es posible realizar este estudio con los propios enfermos como rezadores, aunque estaría el problema de que muchos de ellos estarían demasiado enfermos para rezar. Como comenté al principio, el único inconveniente que veo al diseño del estudio es que quizás los creyentes de determinadas religiones se negasen a rezar por dioses que ellos consideren falsos. Es posible que esto implique un dilema moral para el individuo, aunque personalmente no creo que alguien se negara a hacerlo sabiendo que es por un objetivo tan noble como curar a un niño enfermo y al mismo tiempo demostrar la existencia de Dios.

¿Qué os parece? ¿Tenéis alguna sugerencia, añadido, o corrección que hacer? ¿Sería así posible demostrar la existencia de Dios, o todavía hay algo que resulte imposible para la ciencia?

30 enero 2010

El primer carnaval del 2010 ha tenido una acogida similar al segundo, con dos artículos en gallego y el resto en castellano. A continuación hago un listado de los artículos participantes:
Rotor que parece que non xira, por María Loureiro en texnoloxia.org, sobre un efecto físico-óptico en el rotor de un helicóptero.
¿Qué sucedería si la fuerza de la gravedad aumentase con la distancia?, por Sergio L. Palacios en Física en la Ciencia Ficción
Avances en la previsión de los terremotos, por Carlo en Gravedad Cero
Homenaje a Carl Sagan, por Roi en Gravedad Cero
Planetas extrasolares, por Verónica Casanova en Astrofísica y física
¿Por qué las fuerzas radiales dependen de la inversa de la distancia al cuadrado?, por Migui en Migui.com
Introducción a la Materia, por Alfonso Cuervo en Cienciamia blog
El Proyecto Icarus, por Gerardo Blanco en Noticias del Cosmos
A difusión da física, por Agremon en Física e Química en Ribadeo
Los vidrios transparentes metálicos, por Toranks en Leonardo da Vinci
Igualmente os remito a la versión italiana del carnaval de la física, para ver otra recopilación de entradas realizadas en blogs italianos. La tercera edición, al igual que la mía, se ha alojado en Science Backstage.
Mi agradecimiento a todos ellos por haberse tomado el tiempo para difundir la física a pesar de estar en época de exámenes y a principios de año. Ello no ha reducido la participación ni la calidad. Esperemos que siga así, y doy el paso al blog RTFM para acoger el cuarto carnaval, que por razones obvias se celebrará el 28 de febrero. Espero que los dos días menos no reduzcan la participación este mes, y espero leeros allí ;)
Actualización: A continuación el mapa de los participantes en el Carnaval de la Física en sus diferentes ediciones hasta la actualidad. Si falta alguien comunicádmelo a carnaval@toranks.es con vuestra ciudad de residencia.

Loading...

29 enero 2010

Los vidrios transparentes metálicos

Este artículo forma parte de la 3ª edición del carnaval de física.

Todos hemos visto cristales transparentes en las ventanas, puertas, paredes, espejos, vajilla… y la mayoría sabemos que están compuestos de elementos no metálicos (fusión a unos 1.500 °C de arena de sílice, carbonato de sodio y caliza). Otros menos sabrán que realmente el cristal se debería llamar “vidrio“, ya que es un sólido amorfo sin estructura atómica regular, lo que le confiere precisamente esas propiedades. En ocasiones se le inyectan elementos metálicos, lo que confiere color al vidrio, obteniendo lo que solemos ver en nuestra vida diaria (cristaleras, botellas verdes y de otros colores, gafas de sol, etc.)

La estructura del vidrio le confiere una gran fragilidad, lo que hace que cualquier cosa transparente nos haga pensar al momento: cuidado con el objeto, se puede romper. Sin embargo ¿hay formas de reforzarlo? Lo que se conoce actualmente, entre otras técnicas, es el vidrio armado, que consiste simplemente en insertar en su interior una malla metálica, lo que lo hace menos transparente y claramente se sabe que está protegido. Además, este tipo de reforzamiento no aumenta la dureza, sino más bien evita que los trozos de cristal se desperdiguen produciendo lesiones o provocando la caída y abertura del cristal.

¿Qué sabemos de los cristales blindados? Son vidrios con capas alternadas de policarbonatos que permiten a éstos resistir impactos de balas de 9mm, pero sigue siendo insuficiente para una aplicación puramente militar o para impactos aún más grandes. ¿De qué haces el cristal delantero de un tanque? Normalmente las aberturas delanteras de los tanques están vacías, y en los más modernos simplemente no hay contacto directo con el exterior, sino a través de telecomunicaciones, láseres y cámaras. ¿Qué tal si pudieras hacer dicho cristal delantero del mismo material que el propio tanque?

Ahí entran en juego los vidrios metálicos transparentes. Para entender cómo se forman hay que entender qué es un vidrio, un sólido y un líquido. Un vidrio es un material amorfo, es decir, no tiene una ordenación molecular regular, al igual que un líquido. Sin embargo, el vidrio es sólido. Esto es posible debido a que el vidrio no es más que un líquido con un índice de viscosidad tan alto (sus valores se expresan en potencias de diez) que nunca fluiría o tardaría miles de años en hacerlo. Para obtenerlo, hay que enfriar un líquido (normalmente el material base fundido) tan rápidamente que no le dé tiempo a sus átomos y moléculas a reorganizarse regularmente, formando un cristal. En el caso de los sílices y carbonatos estas temperaturas y estas velocidades de enfriamiento se alcanzan tan fácilmente que puedes crear cristal en un taller cualquiera con una dotación básica. Y así se lleva haciendo miles de años.

¿Qué pasa en el caso de los metales? Las temperaturas de fusión y las velocidades de enfriamiento son tan altas que difícilmente se pueden conseguir equipamientos necesarios para producir vidrio metálico. Sin embargo, el resultado es magnífico. Puedes ver esta imagen de componentes del LHC, vidrios de plomo-tungsteno que, como puedes apreciar, son razonablemente transparentes. Te puedes imaginar la altísima resistencia mecánica y térmica que pueden poseer estas barras, más que suficiente para las enormes exigencias de la máquina más grande y avanzada del mundo.

A diferencia de los vidrios comunes, éstos tienen muchas de las propiedades del metal del que están compuestos, incluso superiores. Debido a que los metales tienen estructuras cristalinas, suelen tener puntos débiles (doblado, aplastamiento, estiramiento, fragilidad en determinadas orientaciones, etc.) Al ser el vidrio una estructura amorfa, se resuelven estos problemas conservando gran parte de la resistencia mecánica y térmica del metal. Además pueden ser más fácilmente moldeados y manipulados en la forma deseada que el metal puro. Una posible desventaja sería que serían más vulnerables a ataques químicos que los vidrios comunes, cuya resistencia es ya bien conocida en su uso como probetas y envases de laboratorio para líquidos corrosivos. Un metal común puede ser revestido o pintado con materiales protectores como se hace comúnmente para evitar la corrosión, pero en el caso de un vidrio transparente o encuentras pintura transparente o se te ha estropeado el invento.

Veamos qué nos traerá el futuro sobre estos nuevos materiales.

Bibliografía y referencias:

31 diciembre 2009

3ª edición del Carnaval de la Física

El Carnaval de la Física fue una celebración del aniversario de la primera observación de un cuerpo celeste, por parte de Galileo. El gran éxito de la misma trajo la decisión de celebrarlo cada mes durante un año, cada vez en un blog distinto. La primera edición (noviembre) fue en Gravedad Zero y la segunda edición (diciembre) en AstrofísicayFísica. Para su organización se creó una red social en ning.com llamada Carnaval de la Física, desde la cual se puede ver la evolución de los carnavales y sus contribuciones, además de publicarse allí las entradas de los participantes que no poseen blog propio. El que quiera hacerlo y esté en esa situación puede enviarlo allí, registrándose, o enviándome el artículo, que publicaré aquí con la correspondiente referencia.
Las bases de participación de cada Carnaval de la Fïsica son las mismas de siempre: publicar en su propio blog o en la red social un artículo lo más divulgativo y didáctico posible sobre cualquier rama de la física. Debe hacerse lo más accesible posible al público en general, ya que de eso se trata en esta iniciativa. No es una celebración para los físicos o aficionados, sino para todo el público posible y que esté interesado en aprender más sobre esta extensa rama de la ciencia. En definitiva, es una iniciativa de divulgación de la física. Y quién sabe, motivar a otros a convertirse en aficionados o profesionales de la física algún día.
El Carnaval no es sólo a nivel de España y países de habla latinoamericana, sino extensible a todo el mundo que quiera participar. Como los más habituales son españoles e italianos, estos últimos se coordinan desde la web de Gravitá Zero o la red social versión italiana Carnevale della Fisica.
Para comunicarme vuestra participación, ruego me enviéis un correo a carnaval@toranks.es indicándome vuestro blog y vuestro lugar de residencia (para realizar el mapa de participantes cuando publique los artículos que participaron a finales de enero). La fecha de participación es hasta el jueves 28 de enero y publicaré la entrada el día 31 de enero.
Os animo a todos a contribuir con una curiosidad, fenómeno, comportamiento, explicación sencilla de algo complejo, un tema de moda reciente, etc… y hacer lo más ameno posible cada Carnaval.

30 noviembre 2009

Primer Carnaval de la Física 2009

El 30 de noviembre de 1609 el Universo entró en el prismático de Galileo.

Para conmemorarlo, más de 60 artículos de todo el mundo, en varias lenguas, dedicados a la divulgación de la física en todas sus facetas. Hay artículos para todo: física de partículas, mecánica cuántica, mecánica, óptica, astrofísica, cosmología, curiosidades de la física, termodinámica, gravedad e incluso sociología en física.

Me gustaría que todos los lectores que no han participado, para colaborar en la difusión, sencillamente se lean todos los artículos que puedan, aprendan, y sirvan de enlace para difundir la física por el mundo usando el eficaz boca a boca.

Carnaval de la física 2009

Actualización: Alguien ha recopilado la mayoría de las entradas en español para el que quiera seguirlas de una forma más sencilla

Entradas del Carnaval de la Física

25 noviembre 2009

Adentrándonos en el experimento de doble rendija

Con motivo del Carnaval de la Física, un acontecimiento que conmemora el 3o de noviembre el aniversario de la primera observación de un cuerpo celeste por Galileo, solicité participar para colaborar con la difusión de la física entre el público en general. Debido al público objetivo de la iniciativa, voy a tratar de simplificar lo máximo posible algunos fenómenos complejos de la física cuántica relacionados con el Experimento de Young o de la doble rendija.

Este experimento consistía en un intento de discernir si la naturaleza de la luz era ondular o corpuscular. Es decir, si era una onda o una partícula. En un principio, este experimento, que puedes observar en este vídeo, trataba de comprender la naturaleza de la luz. Sin embargo, derivó en conclusiones mucho más amplias y excitantes. Recomiendo verlo antes de continuar con el artículo. Son sólo 5 minutos y es muy visual y didáctico.

¿Te ha sorprendido? Pues todavía te quedan muchas cosas aún más sorprendentes por conocer.

Un experimento propuesto en 1978 por John Archibald Wheeler llamado experimento de elección retardada descubrió que, si ponías el ojo no delante de la rendija, sino detrás, ocurría algo absolutamente inexplicable. El detector no medía la partícula antes de que pasara por las rendijas, sino después, una vez que supuestamente hubiera pasado por ambas a la vez, como predecía el experimento anterior. Sin embargo, este acto de medida provocaba igualmente el colapso de la función de onda y detectaba que sólo realizaba el paso por una de las ranuras, no ambas. ¿Cómo es eso posible? ¿Cómo puede una partícula saber que va a ser medida y, en función de ello, elegir cruzar una sola de las rendijas?

Para contestar a esto lo primero que hay que entender es cómo realizan dicha medición. Imaginemos el experimento anterior tal cual está hecho, y colocamos un emisor de fotones tras la rendija. Usamos electrones como partícula a emitir en el cañón, siguiendo este esquema:

Experimento de elección retardada de Wheeler

Experimento de elección retardada de Wheeler

La lámpara emite fotones que rebotan (o no) con el electrón que cruza una u otra rendija. Con esta interferencia y fotodiodos colocados estratégicamente, se puede saber si un electrón cruzó una u otra rendija.

Existe otra versión del experimento que usa espejos semireflectantes, usando el interferómetro de Mach-Zender. Un espejo semireflectante deja pasar el 50% de la luz que incide sobre él, y refleja el 50% restante. Cuando la luz incidente se reduce a un sólo fotón, este porcentaje se sigue conservando, y el fotón pasa y se refleja a la vez, de forma similar a como antes los fotones pasaban por ambas rendijas a la vez, y más adelante interfiere consigo mismo. Aplicando este sistema a un cañón de electrones y espejos semireflectantes para electrones, tenemos el interferómetro antes mencionado. Un esquema de su funcionamiento lo puedes ver a continuación:

Interferómetro de Mach-Zender

Interferómetro de Mach-Zender

Está compuesto por un emisor de electrones, dos espejos semireflectantes, dos espejos normales y dos detectores. Cuando un electrón sale del emisor, el segundo espejo semireflectante no está colocado ahí, con lo cual se comporta como onda, se refleja en ambos sentidos a la vez, y al llegar a los detectores éstos reciben un patrón similar al del experimento de la doble rendija, con interferencias del electrón consigo mismo.

Si después de que el electrón cruce el primer espejo semireflectante colocamos instantáneamente el segundo antes de que llegue a él, y ese mismo espejo contiene un detector (similar al que mencioné antes) que es capaz de decir de dónde procede el electrón, si del espejo de arriba o el de la derecha, en ese momento se pierde el patrón de interferencia que procedía del primer espejo, comportándose el electrón como partícula desde que fue emitido. Esto resulta difícil de comprender, pero ocurre tal cual lo cuento, y es una paradoja muy sorprendente. ¿El electrón es capaz de avisarse en el futuro a sí mismo que va a ser medido para que cruce el primer espejo como partícula y no como onda? ¿Es posible colapsar la función de onda con efecto retroactivo?

Una de las propuestas para explicar este experimento es que realmente existe una especie de comunicación entre el futuro de la partícula y su pasado, para colapsar su función de onda con carácter retroactivo. Sin embargo ¿hasta cuánto puede llegar ese viaje en el tiempo? Estos experimentos tienen lugar en cajas de pocos metros de ancho, pero si se realizara con espejos situados a varios años luz de tamaño, ¿seguiría ocurriendo ese fenómeno? La respuesta lógica es que sí, pero entonces el viaje en el tiempo sería de varios años, lo cual rompe todos los conceptos básicos de causa-efecto en física. Ahora el efecto es anterior a la causa. ¿Es esto posible o asimilable?

Una vez estamos en este punto, cada uno puede tener una diferente opinión de lo que ocurre ahí, pero antes de sacar conclusiones precipitadas, quiero dejar claros varios puntos que normalmente no se explican:

  • La conocida ley del Principio de Incertidumbre de Heisenberg nos impide conocer la posición de la partícula (por qué rendija pasó) sin alterar su velocidad, lo cual puede resultar en su colapso de onda. Realmente el mismo hecho de medirla altera todos los resultados del experimento, ya que sería similar a decir “Mira, esto es la cabeza de una persona y dentro hay un cerebro que probablemente piensa. Sin embargo, acabo de cortársela con una motosierra para mirar dentro y ahora me doy cuenta de que no piensa. Por tanto, el hecho de observar el cerebro hace que no piense”. ¿Esto es así? No, el cerebro no piensa porque le has cortado la cabeza, no porque lo observes, así que no sabemos si es el acto de observar lo que colapsa la función de onda, o el hecho de que estemos bombardeando con auténticos cañones fotónicos a los electrones que tratamos de medir. Si existiera un método no invasivo de observación que permitiera saber por dónde ha pasado el electrón, quizás no colapsáramos la función de onda, ni en el futuro ni en el pasado.
  • Una partícula no es inteligente, ni tiene suficiente información como para ser capaz de decirse a sí misma que va a ser medida por un fotón al cruzar un espejo semireflectante a la hora tal minuto tal segundo tal por un humano gigantesco. Es demasiada información para ser transferida. La única información que podría transmitir, en todo caso, es “colápsate, porque yo me he colapsado”.
  • Por los anteriores dos puntos, no podemos llamar al “observador” así, sino más bien lo llamaríamos “colapsador“. Somos unos colapsadores de ondas, no un inocente ojo que espera ver por dónde pasa la partícula.

Personalmente, no pienso que exista una transferencia de información del futuro al pasado, sino que el hecho de que la onda se colapse a partir de cierto punto tiene unos efectos secundarios que nosotros, erróneamente, interpretamos como un colapso de onda retroactivo. Para entenderlo, supongamos que el electrón pasó, como onda, por ambas rendijas a la vez. Una vez cruzó ambas rendijas, fue detectado en determinado lugar por la lámpara y los fotodiodos. Esa observación provocó un colapso de onda en un punto aleatorio frente a una de ambas rendijas. Esto no quiere decir que pasara por esa rendija, sino que el colapso de onda mostró el electrón como si hubiera pasado por una rendija determinada. Es similar a lo que ocurre si mandamos los electrones uno a uno como vimos en el vídeo anterior: el electrón impacta en la pantalla de atrás en un punto concreto, no en todos a la vez. Igualmente, al intentar detectar el electrón justo frente a las rendijas, éste “impactó” con el fotón en un punto determinado frente a una de las dos rendijas, simplemente porque debido a la aleatoriedad de las fluctuaciones en mecánica cuántica dijo que en ese momento debía colapsarse en ese lugar y junto a esa rendija.

Finalmente, espero haber aproximado al lector un poco más cerca de cómo es realmente el mundo de las ondas y las partículas en la mecánica cuántica, y cómo toda partícula es a la vez onda, pero sólo se manifiesta con una de ambas formas en cada momento. A pesar de la longitud y el detalle de este artículo, a día de hoy no hay explicación consistente y absoluta de cómo es el mundo de lo muy pequeño, por lo que los cabos que se han quedado sueltos se dejan a la imaginación o deducción de cada persona. Si tenéis alguna idea, podéis participar en los comentarios, sois bienvenidos.

Bibliografía y referencias:

13 marzo 2008

Crónicas del fin del mundo (III)

¿Y luego, qué?
Todo esto de destruir la humanidad está muy bien, pero ¿luego qué pasa?
Pueden pasar varias cosas…
  • Que no sobreviva ningún humano, caso en el cual no hay más que dejar a la naturaleza, sabia ella, remediar sus errores. Darle esta oportunidad es lo mejor que se pudo haber hecho, por supuesto. Y esto será lo que, aun lentamente, hará con nuestro querido planeta, el que durante tantos años nos aguantó:
(pulsar para ver entera)
Extinción humana
(New York Times, imagen retocada para traducir)
  • Que haya un pequeño puñado de humanos supervivientes con capacidad para procrear intacta. La cuestión radica en qué hacer para evitar que caigan de nuevo en los errores del pasado. Es ya un clásico el reconocer que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y tres. Y veinte.
    Para sugerir lo que ocurriría, es necesario tener en cuenta las diferentes condiciones de vida que podrían darse en un mundo recién recuperado (o no) de una catástrofe de gran magnitud. En principio podemos extraer 4 situaciones posibles de aquí:

    Situación 1:
    Escasez de recursos, presencia de amenazas externas (normalmente el hecho de que aún exista el virus, radiación nuclear, extraterrestres invasores, o cualquier otra amenaza causante de la extinción que ha llevado a esto), y pocos humanos vivos, o dispersos en grupos muy pequeños.
    Resultado:
    Miedo y desinformación permanente, la gente se mataría entre sí a la mínima amenaza. Como al ser escasos las culpas no están disimuladas, puede que lleguen a coordinarse para sobrevivir llegando a ser peligrosos sólo para otros grupos humanos, no entre ellos mismos. Sin embargo, debido a la escasez es muy probable que las traiciones estén a la orden del día, haciéndose alianzas entre subgrupos de personas para evitar el “castigo” del resto, que no tardarían en detectar la traición.
    Supervivientes:
    Aquellos más inteligentes y con menos escrúpulos, “sociables”, capaces de manipular al resto y formar pequeños grupos traidores antes de que lo hagan los demás (o manipulando a más gente).
    Supervivencia:
    Probablemente nula, ya que los grupos se harían cada vez más pequeños, dispersos, vulnerables, y con la existencia de las amenazas externas aún presentes y la escasa capacidad de procreación, estarían condenados a desaparecer como especie mientras se mantuviese la situación.
    Conclusión:
    Más vale que se encuentren en un hipermercado blindado, harto de recursos alimenticios y sanitarios, con corriente eléctrica y armas de sobra para defenderse de los más que probables ataques en busca de comida, porque si no lo van a tener chungo los humanos…
    Situación 2:
    Escasez de recursos, cese de las amenazas externas, “tranquilidad” a nivel global, pero pocos humanos vivos (o dispersos).
    Resultado:
    Para conseguir alimentos, las puñaladas en la espalda sería la mayor preocupación que tendrían. Sin embargo, al no haber amenazas externas, es más probable que los grupos se desperdiguen en “tranquila” busca de recursos, y si existe algún conflicto se separen simplemente. No necesitan estar unidos para sobrevivir de las graves amenazas externas.
    Supervivientes:
    Los más individualistas y supervivientes, en el sentido de poder vivir en la naturaleza sin depender de nadie. Los “Robinsones” modernos, en definitiva.
    Supervivencia:
    Escasa, aunque mejor que en la anterior situación, al tener los humanos libertad de movimiento. En todo caso, el enfrentamiento entre grupos sería fatal, ya que harían lo posible por robarse incluso a pesar de su escaso número. Y a todo eso añadir la necesidad de juntar machos y hembras en suficiente cantidad y variedad genética para sostener la especie, como seres vivos que son.
    Conclusión:
    Aquí es ligeramente más fácil sobrevivir como individuo si uno se las apaña bien; pero más vale ponerse a cubierto como te topes con algún humano desconocido porque entonces sus pensamientos no serán “Oh, más soldados para combatir a los zombies”, sino “Oh, más pardillos para robarles el bocadillo”. En todo caso, la supervivencia como especie es el gran problema.
    Situación 3:
    Abundancia de recursos, amenazas externas presentes, pocos humanos.
    Resultado:
    El aislamiento sería la norma. Quizás es la situación en la que menos se matarían unos a otros, puesto que lo que no falta es comida, y sin embargo la vida de todos los componentes del grupo es casi imprescindible para seguir sobreviviendo ante las amenazas (excepto en el caso de que ésta sea un virus o similar, ya que podría propagarse por contagio). Sin embargo, esta es la teoría. En la práctica, es muy probable que las ejecuciones sumarias sean el principal entretenimiento humano, ante la falta de preocupación por la comida. ¿Que éste tiene cara de pactar con los extraterrestres? PUM. ¿Que éste ha salido a dar una vuelta por territorio contaminado? PUM… y así.
    Supervivientes:
    Los que acatan las órdenes y no chistan nunca, los más “borregos”, los que nunca dan problemas… y los que asumen el papel de líder de éstos. Dadas las circunstancias, ser líder en una situación así no requiere de ninguna extraordinaria habilidad personal, con lo cual tampoco es destacable algún detalle sobre sus cualidades.
    Supervivencia:
    Es posible, pero el excesivo aislamiento acabaría por minar la variedad genética, lo cual según las teorías de la evolución, a la larga derivarían en la extinción. Al ser grupos pequeños no se produciría diferenciación de especies. Todavía está la esperanza de que éste es un proceso lento y que algún día cesen las amenazas externas y se pase a la situación 4.
    Conclusión:
    Me da que la tasa de suicidios sería bastante alta, sobre todo por el aislamiento. No creo que haya muchas esperanzas en una situación así en cuanto a supervivencia. En cuanto a estabilidad social, ya es nula, con lo cual importa bien poco, puesto que nos hemos cargado a casi toda la humanidad con la esperanza de darles una lección y cambien, si es que esto es posible.
    Situación 4:
    Abundancia de recursos, ninguna amenaza externa, pero pocos ejemplares humanos o muy aislados entre sí.
    Resultado:
    No existiría ya una competencia por supervivencia, sino un retroceso a una situación similar a la del feudalismo, competencia por hacerse con la mayor parte del territorio y riquezas. Sería necesario un MUY bajo número de supervivientes a la catástrofe apocalíptica para que esto no tenga lugar, ya que carecería de sentido tener control absoluto sobre… nada. En este caso sería muy difícil predecir la situación, ya que dependería mucho de las características de los supervivientes. Las masas provocan un “estandarizamiento” del comportamiento humano, y realmente el resultado, si existieran tales masas, sería una nueva sociedad feudal con características futuristas.
    Supervivientes:
    En general, no serían habituales los muertos de forma no natural. Es posible la supervivencia para casi todos. Sin embargo, si el número es suficientemente alto, acabaría creándose una clase “noble” cuyos componentes y perfil psicológico no serían muy distintos de los que han existido históricamente. Carencia de escrúpulos ante todo. No se puede ser un buen duque o conde sin más cara que espalda.
    Supervivencia:
    Muy probable.
    Conclusión:
    Para conseguir el objetivo pretendido desde un comienzo, haría falta reducir al máximo la población humana en la primera catástrofe apocalíptica. Y, si es posible, seleccionarlos de tal manera que haya un poco más de dignidad, inteligencia y sensatez conjunta.
Además de todo esto, aporto un par de enlaces que podrían ser interesantes para observar las consecuencias con o sin supervivencia de humanos, respectivamente. Uno es una especie de informe estratégico sobre las consecuencias de una guerra nuclear global que destruyese casi toda la humanidad, y otro un reportaje del National Geographic sobre lo que ocurriría si, de pronto, desapareciesen todos los humanos de la Tierra sin más efecto que ése:

11 junio 2007

Crónicas del fin del mundo (II)

Puesta en práctica
Seguramente muchos conozcáis el famoso CÓMO: Destruir la tierra cuya traducción al castellano estaba incompleta ya que faltaban las partes de “métodos que no destruyen la Tierra” (es decir, sólo a la humanidad) y los “métodos de ficción” (tipo Dragon Ball y Star Wars).
Pues bien, de la sección “métodos que no destruyen la Tierra” he extraído y traducido libremente (es decir, adaptándolos a mis requerimientos destructivos) las posibilidades que ahí se exponen para conseguir nuestro objetivo CÓMO: Destruir la humanidad.
* Nanotecnología: Programar una determinada cantidad de máquinas autoreplicantes de Von Neumann de pequeño tamaño encaminadas a, por ejemplo, infectar exclusivamente células humanas y al mismo tiempo replicarse. Dichas máquinas son, en realidad, el mismo concepto que un virus (en este caso artificial), pero mucho más destructivo, ya que un virus tiende a mantener un equilibrio ecológico respecto a sus huéspedes.
* Explosión de rayos gamma: Necesitas una estrella en la vecindad estelar de la Tierra que posea más de 40 masas solares. Estas estrellas masivas son difíciles de encontrar, y menos cerca. Incluso Betelgeuse sólo tiene 20 masas solares. El mejor candidato que conozco es Eta Carinae, con 120 masas solares, pero se encuentra a unos 7500 años luz.
Las explosiones de rayos gamma son potentes inundaciones de fotones de corta vida. Las hay de dos tipos, cortas (menos de dos segundos) y largas (de dos segundos a tres minutos). Estas últimas están provocadas por las hipernovas, centenares de veces más violentas que las supernovas ordinarias. Ese tipo de estrellas suelen estar a miles de millones de años luz de distancia cuando explotan, lo que da idea de lo potentes que son, dado el hecho de que podamos detectarlas. ¿Cómo resultaría si fuesen del grupo local del sol? Cualquier explosión producida a 20 años luz sería suficientemente violenta como para destruir toda materia orgánica en la superficie de la Tierra, aunque no haría ni una abolladura en la estructura física de nuestro planeta.
* Carbonizados con una fusión catalizada por muones de los océanos: La idea es que un muón es una partícula cargada negativamente, como un electrón. Si lanzas una gran cantidad de muones contra un poco de hidrógeno, algunos de los muones sustituirán a los electrones en los átomos de H. Debido a la diferencia de masa, los átomos de H se harán mucho más pequeños (una órbita más cercana la del muón respecto al núcleo), haciendo que los átomos se acerquen más unos a otros y aumentando la probabilidad de que se fusionen los núcleos.
Así pues, si se lanzan al océano, los átomos de deuterio combinados en el agua de los océanos empezarán a realizar espontáneamente reacciones de fusión. La cantidad de energía desprendida sería tan grande que podría destruir por completo la naturaleza y la corteza terrestre. Tiene de malo que no dejaría rastro de ninguna especie viviente, excepto quizás alguna bacteria aislada superviviente. También existe el inconveniente de la cortísima vida de los muones. Si la producción fuese constante y sin pausa, quizás habría una posibilidad. En caso contrario, los átomos perderían los muones por desintegración antes de tener posibilidad de realizar la fusión.
* Volarlo todo detonando bombas de vacío: Algunas teorías científicas nos dicen que lo que vemos como vacío es realmente un promedio, repleto de grandes cantidades de partículas y antipartículas que aparecen constantemente y se aniquilan entre sí. Se sugiere que el volumen equivalente al de una bombilla contiene bastante energía del vacío como para hervir los océanos. Por tanto, la energía del vacío podría ser la mayor fuente energética existente. Todo lo que se necesita es el método de extraer dicha energía, y canalizarla a una central energética. Luego se puede permitir a ésta realizar una reacción energética sin control, o incluso miniaturizar dicha central en una simple bomba, y lanzar varias sobre la faz de la Tierra. Esto sería suficiente para aniquilar todo rastro de vida en la superficie terrestre.
Ahora bien, por el momento hay cinco diferentes maneras de calcular la energía del vacío, y no todas responden que ésta sea muy grande. Por tanto, es difícil asegurar que sea plausible este método.
* Seguir votando a George W. Bush y permitir que siga ejercitando su voluntad en el mundo: No le quedaría mucho a la humanidad si esto no sólo sigue así, sino que se le da preferencia y vía libre a todas sus acciones. Este método tiene la ventaja de que sería bastante selectivo hacia los humanos, respetando la mayoría del resto de seres vivos (o quizás la minoría, pero algo es algo).
* Paradojas del tiempo: Yendo al pasado y asesinando a los primeros homo sapiens, debería ser suficiente. Y si nos apetece, podríamos también asesinar a todos los homo neanderthalensis. Es muy posible que no surjan de nuevo de forma espontánea. La selección natural no permitiría de nuevo crear un error tan grave como lo fue la serie “homo” versión 0.1 alpha. Lo malo es que muchos dicen que esto sería imposible, que algo nos impediría hacerlo, ya que no podemos cambiar la historia, o que sencillamente todo ocurriría en un universo paralelo y no en el nuestro. O que viajar en el tiempo sea imposible, claro.
* Cesar todo pensamiento o suicidarse: Método dedicado a mi querido Jarfil, que tanto insiste en el mismo, que consistiría en separar del mundo el punto de vista propio; con lo cual desaparece toda la humanidad. Sin embargo como dijo Philip K. Dick: “La realidad es esa cosa que no desaparece cuando uno deja de creer en ella”. Pena.
* Detonar todas las bombas atómicas del mundo: El menos original de todos pero, aunque no lo parezca, este método es poco destructivo hacia la naturaleza en sí y no dejaría un solo humano viviente sobre la Tierra. Ni siquiera refugiándose podrían escapar, ya que ¿de qué vive? ¿De qué se alimenta? ¿Vale la pena toda una vida bajo tierra sin contemplar las maravillas del mundo (si es que para entonces no habían dejado el planeta hecho unos zorros)?
* Demostrar que 1=0: Hum, bueno, si se lograra demostrar esta igualdad se podría concluir que, puesto que Tierra hay una, no hay Tierra. Como la Tierra no existe, nos moriríamos todos instantáneamente. De todas formas, descubrir una prueba matemática no cambia el estado de las cosas, no se puede transformar un hecho real en falso. Algo es rigurosamente verdad si siempre ha sido verdad. Si se llegara a demostrar alguna vez que 1=0, entonces la Tierra nunca debería haber existido. Sin embargo, existe. Ups…
* Matrimonio gay obligatorio en todo el mundo: Digamos que es el mejor método de todos, el menos dañino para el resto de especies, relativamente rápido (máximo 120 años), y el único que es absoluta y totalmente imposible. Incluso aunque esta ley o mandamiento fuese el más importante, justo y valioso que existiese. La humanidad es así. Qué le vamos a hacer…

01 junio 2007

Crónicas del fin del mundo (I)


Teoría y filosofía

No son pocas las ocasiones en las que sueño con el fin del mundo, ya sea porque este se ha ido literalmente al carajo, o porque está a punto. Son de mis mejores sueños, para qué negarlo. Nunca he ocultado que uno de mis mayores deseos sería poder presenciar el fin de este mundo antes de morir. Aunque tampoco estaría nada mal participar en él como ángel vengador tras mi muerte, por supuesto.

No existe en mi mente un mundo más paradisíaco que aquel que esté peladito de humanos. Una cantidad equivalente a todos los simios superiores (chimpancés, gorilas, oragutanes y bonobos) que quedan vivos en este planeta sería un justo número para la cantidad de humanos vivos que restasen tras una buena limpieza.

Hay quien me ha comentado que no serviría de nada, puesto que la humanidad volvería a caer en la espiral destructiva en la que se encuentra ahora, sea por naturaleza o por falta de medios de control. Sin embargo, no considero que el ser humano concreto sea un virus, sino la humanidad. Recordando el relato bíblico de la expulsión del paraíso, creo que existe un error bien gordo: Dios no expulsó a Adán y Eva del paraíso; huyeron ellos. Dios no castiga quitando libertad, sino que es el ser humano la especie más capaz de libertad de elección sobre sí mismo que existe. Prácticamente el único animal capaz de decidir si tener hijos o no y cuándo, comer por hambre o por gusto -o no comer-, ser adulto en la infancia o comportarse como un niño en la vejez, de practicar sexo tanto por reproducción como por placer y en el momento que le de la gana, e incluso decidir si conectarse a un respirador artificial o tirarse por un puente. Y sí, he seguido la secuencia nacer, alimentarse y crecer, reproducirse y morir, pudiendo elegir voluntariamente las condiciones de todas las partes. Por supuesto, con más o menos control dependiendo de las personas. Hay que tener en cuenta que la gran masa son simples borregos fáciles de manipular externamente, pero me atendré a las posibilidades potenciales de un ser humano medio tirando para arriba. Se puede argumentar que hay animales que se suicidan (chimpancés, por ejemplo), o que se declaran en huelga de hambre (un perro o un gato tristes), o que practican sexo por placer (sólo los bonobos y delfines en todo el reino animal, que se sepa), pero ninguno puede elegir la fecha de concepción de su futuro hijo, ni prueban a chupar de una teta cargada de leche con 30 años para ver a qué sabe, ni todas estas cosas y las anteriores a la vez.

Para no desviarme demasiado resumo: los humanos pueden decidir ser un virus, un parásito, un simbionte, un depredador o cualquier otra cosa, y eligió ser un virus. La destrucción de todo vestigio de raza humana excepto unos pocos probablemente pueda dar una nueva oportunidad a éste para elegir. Dados los conocimientos científicos que hemos adquirido hasta el momento, tenemos aún mayores posibilidades de convertirnos en un animal simbionte o como mucho un depredador. Es más, esto nunca se ha intentado antes. El relato bíblico del Diluvio Universal tiene otro fallo bien gordo: el Dios del Antiguo Testamento era un cobarde mariquita. Sólo destruyó la zona del golfo pérsico, dejando al resto del mundo intacto. Allí se gestó la civilización, pero también se corrompió probablemente por influencias externas. O quizás allí la humanidad decidió ser un virus. A saber.

Entonces, en conclusión, tenemos tres alternativas:


  • Permitir que la humanidad siga su curso tal como ahora, destruyendo el planeta, alargando cada vez más las distancias entre el primer y el cuarto mundo, agotando sus recursos, y acabar con toda posibilidad de continuidad de la especie puesto que a la larga es obvio que nos extinguiremos, a este paso. No hay más que mirar a los dinosaurios, que dominaron la Tierra hasta que cayeron. Y esta vez no serán un meteorito y posteriormente el aumento de la temperatura los desencadenantes que provocarán nuestra extinción, sino nuestra propia ansia de destrucción que está cambiando las condiciones del planeta por completo.
  • Destruir por completo todo vestigio de humanidad en la Tierra, y olvidarnos de que alguna vez estuvimos aquí, cosa impracticable puesto que es absolutamente imposible convencer(nos) a todos de suicidarnos
  • Destruir gran parte de la humanidad y conservar un pequeño número de ejemplares incorruptos que son, o al menos deberían ser, los que provocasen dicha extinción masiva (uy, qué genocidas  ). El elegir a quiénes lo dejo en manos (una vez más, como cuando hablé de los sistemas políticos humanos) de un superordenador. Una vez conseguido esto, reiniciar el ciclo evolutivo con una estrategia distinta que nos permita compartir nicho ecológico con el resto de especies y con nosotros mismos, sin tener que ir autodestruyéndonos y con ello llevándonos por delante todo bicho viviente que se nos interponga.


En el próximo “capítulo” explicaré un poco las formas de hacer esto último…

21 enero 2006

Ojalá los muertos se levanten de la Tierra

Es un 'sub-nick' que suelo poner en mi messenger. Básicamente expresa mi deseo de que algún día los muertos se levanten sobre la Tierra y se tomen su justa venganza sobre todos los vivos. Ellos serán los mejores jueces que podríamos imaginar, ya que tanta gente dice "tú no eres quién para juzgar a nadie".
Y no, no soy quién para juzgar a nadie, pero nadie jamás me quitará mi derecho a opinar o pensar de la forma que a mí mejor me parezca, y eso incluye el odio que mantengo hacia la Humanidad como conjunto.
No, no te odio, tranquilo, ser humano que me lees. Ya que, si has leído bien, habrás entendido "Humanidad como conjunto", no a todos sus individuos de forma unitaria, y uno por uno. No tengo tanto odio dentro como para repartirlo entre todos, ni tampoco todos se lo merecerían. Si yo te odiase, no necesariamente tendría que odiar tu hígado, o tu sangre, o tu bazo, ni tu páncreas. Te odiaría a ti. Igual que si te amase. Por tanto, la Humanidad, como un conjunto formado por todas sus personas, es un auténtico virus (leer el texto en negrita, cuya opinión comparto). Para los que no sepan inglés, Smith en The Matrix define al ser humano como la única especie del planeta Tierra que sobrevive a base de destruir el medio ambiente que habita, tras lo cual se traslada a otro medio distinto, junto al virus.
¿Aún alguien no lo cree? Os voy a dar un ejemplo bastante fácil de entender. ¿Quién no ha visto o tenido alguna vez un ratoncito o ratoncita al que le tuviera mucho cariño? ¿Eso implica que no deje de desear el exterminio del animal que más muertes humanas ha provocado? ¿Dejarías de poner veneno en tu edificio si vieses una plaga de ratas para provocar su muerte masiva?
Pues bien, si yo tuviese en mis manos el botón para activar todas las bombas atómicas del mundo, estratégicamente colocadas alrededor de todo el planeta, sin dudarlo lo pulsaría.
O quizás no... pensando en los pocos ejemplares de humanidad, retazos a los que adoro... sin embargo ¿existiría la posibilidad de destruir este planeta y escaparnos a otro algunos pocos? ¿Cambiaría eso el destino al que está llevado la Humanidad?
Fijaos en su historia, principalmente. Alguien podría pensar que el mundo es víctima de cuatro (o cien) personas con el poder en sus manos. Sin embargo, no se dan cuenta de que ese poder es auspiciado por todos. Hitler, Mussolini, Lenin, Stalin, Mao, Pol-Pot y otros elementos están ya bien revueltos en sus tumbas, y próximamente también lo harán Pinochet, Tony Blair, George W. Bush, Saddam Hussein y otros elementos. ¿Y qué ha cambiado en el mundo por ello? Nada. Es más, va cada vez a peor. ¿Qué ves a tu alrededor por la calle? ¿Angelitos, amor, compañerismo, solidaridad? La tendencia global de los esfuerzos individuales de cada persona tiende en suma hacia la opresión, la destrucción, el egoísmo insolidario y el odio. Por cada persona que trata de luchar por un mundo mejor, hay centenares y miles delante y detrás suya procurando lograr su mejor bien (e incluso a veces también su propia destrucción) a costa de todos los demás. Así estamos socializados, y nadie puede hacer nada con su voluntad individual para cambiarlo. Si habéis visto "El Jardinero Fiel", tendréis una muestra de cómo funciona el mundo a gran escala con un caso concreto de una persona que lucha por el bien de millones de africanos, por encima de todos los africanos, europeos y demonios que le impiden lograr su objetivo hasta matarla a ella y al único que la apoyaba. Con su muerte, el mundo sigue tranquilamente su tendencia: la destrucción por un poco más de dinero. Salí de esa película aumentando mi sensación de odio hacia esta Humanidad de la que por desgracia somos parte.
La solución ¿está en nuestros jóvenes del mañana? Oh, no, cada día el panorama juvenil de nuestra Tierra está peor. Ahora cada vez son más los que asesinan, los que provocan suicidios, torturan, roban y faltan el respeto físico y moral a los adultos. ¿Era concebible algo así hace 50 años? No quiero ni imaginarme cómo serán ellos dentro de 50 años, ni qué será de los jóvenes de ahora cuando sean adultos. No hay solución. La tendencia empeora. Las guerras de antes eran por honor, amor y supervivencia. Las de la Edad Media pasaron a ser por religión, rencillas entre reyes, territorios, y las causas anteriores. Todavía era pasable... Pero ¿y hoy? ¿Por qué son hoy las guerras? Es inconcebible una guerra así, hoy en día. Lo son por dinero ¡Por dinero! ¡Por un trocito de metal convertido en otra cosa que el metal original y que el hombre le da un valor específico! ¡Por petróleo! ¡Un líquido fácilmente sustituible que nadie se atreve a sustituir... porque da dinero!
Peor aun: antes se decía "vamos a darles bien por el culo". Ahora se dice: "vamos a liberarlos de la opresión". Que la gente opine lo que quiera, pero si yo tuviera en mis manos el destino de la Humanidad, trataría de acabar con ella antes de que sea peor para los 8.000 millones de humanos que seremos dentro de no mucho. ¿O mejor dejarlos que sufran su propia mierda? ¿Qué piensas?
En definitiva, yo no pienso personalmente dedicarme a los demás, a sacar chapapote en Galicia, a hacer de misionero, a curar gente en África ni a proclamar la paz mundial. Pienso dedicarme en exclusiva a mis seres queridos, a esas personas a las que sé que si hiciese algo por ellos los haría un poco más felices, y que no se me va a echar encima media humanidad para tratar de impedírmelo. He perdido la esperanza en la Humanidad, aunque otras personas más utópicas en ese sentido que yo aún la tengan. Porque yo soy tan utópico como otras personas, pero en otros aspectos de la Universalidad, que no ya en la Humanidad.
Y no por ello te odio a ti, lector, ni a tu vecino, ni a tus seres queridos, ni te traicionaría por nada del mundo. Mi odio es al organismo, no a sus órganos, y quizás yo, ahora más que antes, me considere una persona con poca maldad dentro de mí. No tan poca como para ganarme el cielo, pero la suficiente para ser leal a mis allegados y a mis idealismos sobre la vida y las personas.
Lo que no quitaría que, quizás, si tuviera ese botón a mi alcance...

13 julio 2004

Teseractos, más sobre los sueños abstractos

Otra de mis extrañezas cada noche es soñar algo que es absolutamente imposible presenciar en la vida real. Un morphing en el que un planeta se transforma en una molécula, una persona a mi lado que se parte en dos pedazos y su tronco superior me habla agonizante, un reloj diabólico que cuenta hacia atrás en ningún sitio pero en todas partes, un choque infinito entre dos grandes masas que nunca llegaban a chocar a pesar de la enorme inercia debido a que se desplazaban en un entorno de mas de tres dimensiones que no era capaz de visualizar. El infinito camino que seguía a través de un sentido a través de una línea unidimensional siendo yo un ser adimensional encerrado en un cubo de cuatro dimensiones o teseracto, es el peor sueño que he podido tener en mi vida. Una línea recta es el camino más corto en un entorno tridimensional, pero ¿en uno cuatridimensional? Me dí cuenta de que en realidad a pesar de seguir hacia adelante solo daba círculos en ese entorno, círculos que veía como rectas. Es decir, un objeto bidimensional aplastado en forma de una dimensión debido a que estaba bidimensional respecto de un cubo de cuatro dimensiones.
Esa pesadilla me persiguió de los 10 a los 14 años con cierta regularidad que me hacía levantarme con sudores y a veces lágrimas. Recuerdo que en ocasiones mi madre me levantaba de la forma que más odiaba: encendiendo la luz.
Al encenderse en mitad de ese sueño, me entraba una angustia tan terrible, que me salía del cubo en una explosión viendo millones de números cayendo en chorro en blanco sobre fondo amarillo, al estilo de matrix. Me volvía rabioso, y me daban ganas de morirme o de matar, algo que afortunadamente se me pasaba a los pocos minutos, sobre todo apagando la dichosa luz.
Este sueño me marcó de dos formas: odio la luz en ciertas circunstancias, y no he vuelto a sentir temor en ningún otro tipo de pesadilla debido a que comparadas con ésta no eran más que cuentos de miedo para niños. Sólo recuerdo que una vez grité en un sueño donde se incendió mi cocina y cada vez que intentaba apagar el fuego ardía cada vez más, y cuando acabé rindiéndome en la lucha e intenté escapar por la puerta de la cocina, en medio de las llamas apareció mi abuela (que en aquellos tiempos estaba muerta) llamándome. Pero ni cabezas cortadas, ni el inmenso ejército de africanos, ni la destrucción de toda la ciudad a mi alrededor logró espantarme una pizca.
Aunque dentro del sueño, sólo y exclusivamente dentro de ellos, tengo dos temores irracionales tipo "fobia", a los cuales he encontrado una cierta explicación: el mar y los objetos inmensamente grandes (más que una catedral). No puedo soportar verlos. No es un temor, es simplemente que no puedo procesar mentalmente el detalle que implica "ver" sólo con la mente, sin el buffer que proporciona ver directamente con el nervio óptico. Mis sueños tienen un excesivo detalle que me impide poder procesar todo el contenido cuando éste se pasa de tamaño. Creo que no mucha gente es capaz de imaginarse con todo detalle el desprendimiento de un rascacielos al chocar contra éste una nave espacial, pero yo he visto eso con mis propios ojos a pesar de tener que decir que "sólo fue un sueño". Y lo recuerdo tan nítidamente como si hubiera estado en medio de la catástrofe del 11 de septiembre.
Y he visto el mar tras recorrer cientos de kilómetros en un autobús que me llevó a destino equivocado, y no podía mirarlo. Era como ver las olas del Age of Mithology con un Pentium II. Cuando dirigía mi vista a las olas, el mundo se ralentizaba y el mar se ampliaba centenares de veces en mi cabeza casi haciéndomela explotar... la espuma, el suave balanceo, el color, el viento, la ida y venida en la playa... tenía que retirar la mirada para que mi cerebro pudiera seguir procesando el resto del sueño.
Y el hecho de controlar mis propios sueños como si fuera una escena repetible cual peli americana, es parte de las consecuencias de tener sueños lúcidos en los que eres consciente de que es un sueño, y que es modificable mentalmente. He llegado a repetir hasta escenas de explosiones, y de caídas de personas desde grandes alturas, hasta que me convencía y quedaba bien. A veces me atascaba en un bucle infinito hasta que mi cabeza no podía más y despertaba súbitamente como si fuera un fusible que se ha fundido.
Aun así el sueño más impresionante que jamás he tenido no tiene ninguna de estas características, tenía una carga emocional implícita muy fuerte, sobre un león marginado que se volvía loco y atacaba a la población, siendo yo un periodista encargado de perseguirle a través de montañas y ciudades...
He sentido la necesidad de contar todo esto debido a la reacción que provocó en alguna gente los comentarios generalistas sobre mis sueños en el anterior post. Se necesitaban detalles para poder comprender lo que sentía y cómo sueño, y los he contado en la medida de lo posible. Espero que haya servido de algo. Si no, seguiré dándoos la vara con el tema. ;P

04 julio 2004

El Friki Test en Español

Magnífico descubrimiento el de Giza, del famoso Geek Test que desgraciadamente para mí era ininteligible debido al idioma y al exceso de uso de palabras técnicas en el mismo. Nunca lo había hecho.
Hasta ahora. De pronto la (que al final fue la) menos friki del canal #mensa puso una traducción al castellanísimo del largo e impresionante test, que nos tuvo a los del canal durante casi una hora partiéndonos de risa con nuestras propias rarezas; viéndonos a veces gratamente, otras no tanto, otras con enormes descargas de hilaridas identificados con las mismas, unas compartidas por todos, otras únicas, otras que nadie estaba lo suficientemente loco para haberla hecho alguna vez.
Y es que este término, friki, del ingés geek ([sust.] Individuo con una personalidad inusual o extraña), que en otros diccionarios menos formales aparece como "Persona encasillada o devota de la ciencia y la tecnología pero conocida por ser inepta socialmente.", aplicada a cierta clase de frikis, a más frecuente, aunque realmente hay decenas de tipos del mismo, y puede que alguno jamás haya tocado un ordenador en su vida (pero es realmente dudoso).
¿Que aún no sabes de qué hablo? Nada, nada, hacer el test lo dice todo. Así de impresionante es. El mismo test te deja con la boca abierta (o indiferente) a cada nueva frase que lees. Si todo te suena a chino, no te preocupes, no te está suspendiendo; al contrario, puedes estar seguro de que eres tan normalito como cualquier ciudadano medio, y que nunca provocarás la desbandada pública general al comprobar cómo te acabas de meter la camiseta debajo de los calzoncillos.
Yo, en todo caso (57%), no puedo decir lo mismo.
Tendré que sacarme mi código Geek. Pronto lo publicaré.

28 junio 2004

Sueños, vuelos y viajes

Siempre tuve una capacidad, que de mi conversacion y debate con la gente he descubierto que es bastante especial: Soñar.
No, no es una tontería. Resulta curioso que a veces la respuesta a mi pregunta "¿Sueñas?" sea "No". Y para mí soñar es algo diario, espectacular, en muchas ocasiones lúcidos. Es algo que tras una noche especialmente intensa no puedo evitar levantarme rápidamente para escribirlo. Tengo decenas de sueños escritos en simples archivos txt en el ordenador, y ya solía escribir en mi diario con sólo 12 o 13 años mis sueños, de los cuales recuerdo muchísimos gracias a ello.
¿Volar? Es algo que está presente en todos mis sueños lúcidos donde me apetece hacerlo, y en la mayoría de los no lúcidos donde necesito volar para salvar el mundo, o para escapar de los "malos", o para subirme a la torre desde donde se ve la mitad del planeta. O, sencillamente, para atravesar un túnel espacio/tiempo y seguir el hilo infinitesimal de la cuarta dimensión sin caerme al abismo. Es una sensación excitante, poderosa, pero que requiere mucho esfuerzo. Hay que concentrarse, cerrar los ojos a veces para hacer fuerza, tensar los músculos, y de pronto mi mente emana una energía que tira mi cuerpo hacia arriba... unos centímetros en algunos sueños, metros en otros, kilómetros en alguno de mis sueños récord, especialmente uno donde logré ver el planeta entero desde una altura de mas de diez mil kilómetros.
¿Viajar? Un sueño suele ser una proyección de tu mundo, pero en mi caso sólo ocurre una pequeña parte de veces; hay una gran parte de mis sueños que se desarrollan en ciudades, parajes, montañas, carreteras, subterráneos, minas, enormes edificios, bosques encantados, superficies cuatridimensionales, agujeros de gusano y muy muy muy raramente, el espacio exterior o el aire. Esto último es curioso dado que el vuelo es un tema imperante en casi todos ellos. Una enorme parte de mis sueños, precisamente los más espectaculares, se basan explícitamente en viajes. No por el hecho de que se desarrolle en lugares lejanos y exóticos, sino porque el sueño en sí es un viaje de una tierra a otra. Un largo, laborioso, impresionante y aventurero viaje repleto de anécdotas. Tanto siendo perseguido como persiguiendo, tanto buscando como encontrando, tanto solo como acompañado por una inmensa caravana de seres de todas clases.
La mayoria aparente de la gente no sueña, o no recuerda, o realmente no tiene mucho que contar al levantarse. ¿De dónde puede salir esta excesiva exhuberancia de situaciones, de las que he dado solo los dos ejemplos mas llamativos que me ocurren? Cuando alguien me dijo que podrías tener un viaje astral, en el que vuelas y viajas fuera de tu cuerpo, y al despertarte lo recordarías solo como un sueño, me estuve preguntando cuantas maravillas puede haber en ese mundo por el que viaja el alma... ¿Es así cuando se separa del cuerpo? Ojalá, porque me convence.

24 junio 2004

Juegos bloggerianos

Como por manías mías, gustos, y demás rayadas personales no me gusta incluir en mi blog juegos tipo y demás, he habilitado otro blog para ir metiendo ese tipo de cosillas, sin tagboard pero con capacidad para hacer comentarios, para por ejemplo las preguntas que me gustaría respondiera la gente. Iré avisando en el tagboard cuando ponga algo, aunque no creo que sea mucho.
Y por otra parte, quisiera ir ya preavisando de que mi frecuencia de posteo es de un par de veces al mes, espero subir la frecuencia a dos por semana en breve, pero es que no sé, ando un poco desinspirado, y también que el IRC y la gente allí me absorbe bastante. No es realmente falta de tiempo (Ni aunque me faltara). Eso sí, si os aburrís tanto en vez del tagboard vais a ver a mi amigo Julio Verne y os poneis a responder como locos. Para empezar, inauguro con las Cinco del Último Viernes y esas preguntas que estan circulando mucho últimamente por los blogs de los compis mensistas.
Bueno, dicho sea, esta misma madrugada pongo el post que estaba escribiendo y me cortó el asunto de la bañera de burbuja... jejeje
Espero que os guste.

30 diciembre 2003

¿Leonardo?

¿A qué vendrá? Se preguntan algunos... Bueno, de hecho lo hicieron. Y dije que lo explicaría aquí mismo. Lo que para la mayoría de la gente es un gran pintor, científico, escultor, ingeniero y arquitecto, o el prototipo del hombre del renacimiento, para mí es sencillamente el ideal de persona a alcanzar. Y es que salta a la vista una característica de esta gran persona: la variedad de disciplinas de las que era un perfecto dominador. La gran cantidad de ramas del conocimiento que había tratado de abarcar, con éxito en prácticamente todas ellas. Y más mérito aún posee cuando se tiene en cuenta la época en que vivió y se educó, época en que aunque, como el mismo nombre indica, renacimiento, estaban empezando a florecer nuevas artes y ciencias, aún pocas estaban madurando realmente. Hoy en día, con todo el conocimiento a nuestro alcance con un simple click de ratón o un paseo a la biblioteca municipal de la gran ciudad más cercana. La de Sevilla tiene su justa fama a pesar de haber cometido el grave pecado de no haber ido nunca (fui una sola vez, pero ya era tarde para sacar libros, parece que mi vida está abocada a aquello que se pueda hacer de noche).
Pero... ¿Es alcanzable este objetivo, es una utopía, o vale la pena quedarse a mitad del camino?
Para mí las tres son correctas... parece una paradoja ¿no? Es una utopía hoy en día más que hace mucho tiempo, ya que da la impresion de que "todo está descubierto" y no hay nada nuevo que aportar... los científicos son más numerosos hoy en día, pero es la salida laboral más dificil del siglo XX... Eso en sí mismo ya es una paradoja ¿Cómo no iba a serlo también mi propuesta?
Y ¿Vale la pena quedarse a mitad de camino? He oído tantas veces y con tanta rabia el refrán de "quien mucho abarca poco aprieta" que no deseo más que borrarlo del refranero popular español (y del de todos los idiomas si cabe). Al menos, por el uso que se le suele dar. Basándome en el obvio hecho de que sólo poseemos una vida, y que si tenemos más (respetando cualquier creencia por muy absurda que parezca) no las recordaremos con suficiente claridad para mantener todo lo aprendido, tengo muy claro que es una vida a aprovechar. Y mi concepto de "aprovechar" una vida no se basa en el básico "nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte" con el que el 90% del mundo se resigna. Deseo intensamente abarcarlo todo, conocerlo todo, llegar al máximo número de conocimientos del, planeta, del universo y del más allá que se pueda tener. Y eso en la única vida que poseo. Sé que es necesario que para lograr este objetivo hace falta llegar lejos en la vida, y voy a tratarlo de hacer con una de las profesiones que más me han gustado entre todas las posibles con mediana o alta salida profesiona, la fisioterapia, pero no será mi prioridad aunque sea mi única formación real no autodidacta que voy a completar en breve plazo. Ser un autodidacta, otra característica de Leonardo, aunque también alumno de varios maestros a lo largo de su vida, es otra de las que más admiro en un ser humano. Es algo que nos diferencia tanto a todos y cada uno de nosotros, y nos da tanta personalidad a todo aquel que sorprende con un escaso currículum de estudiante de bellas artes recién salido hablando de química como quien hablara de la fabricación del chupa-chups..., es algo sorprendente para mí a pesar de que en cierto modo también me ocurre.
Y al fin y al cabo ¿quién quiere morir quedándose sin haber llegado nunca a saber qué eran los fullerenos? ¿O cómo se logró llegar a la Luna? ¿O cómo se fabrican los parlanchines robots? ¿O sin haber escrito ninguna novela? ¿Basta saber que llegó a ser un buen médico, dedicado toda su vida a la medicina y llegando lejos en ella, incluso apareciendo su nombre en las enciclopedias?
Eso es una decisión personal, y ésta es la mía.